Las Flores de calabacín: qué son, beneficios y cuándo recogerlas y mas…

Las flores de calabacín son todo un manjar. Con estas bonitas y llamativas flores de color amarillo anaranjado podemos acompañar muchos platos e incluso presentarlas como plato entrante tan solo preparándolas rebozadas o en tempura, rellenas, salteadas o incluso acompañando ensaladas.

Las flores de calabacín son muy apreciadas en la alta cocina de muchos países como la cocina Italiana, Japón, México… De hecho, en España cada vez son más los restaurantes en los que podemos ver que ofrecen flores de calabacín en sus cartas.

Así mismo en el mercado, supermercados y en tiendas que dispensen productos ecológicos es cada vez más frecuente ver a la venta flores de calabacín o también de calabaza.

El sabor de la flor de calabacín es delicado, tiene un toque dulce, y recuerda ligeramente al sabor de las almendras.

Si acaso dispones de una pequeña huerta y cultivas tus propios calabacinos en las siguientes líneas te indicamos cuando es el mejor momento para recoger sus flores, y como conservarlas hasta el momento de cocinarlas.

Debemos tener en cuenta que hay dos tipos de flores en la mata de calabacín, la flor femenina y la flor masculina.

Lo ideal es recoger las flores masculinas y dejar las femeninas para que crezcan en ellas los calabacinos, a no ser que tengamos una mayor cantidad en lo que a plantación de calabacines se refiere.

¿Qué son las flores de calabacín?

Como te comentábamos anteriormente, lo cierto es que las flores de calabacín se han convertido en todo un manjar, muy valorado en la gastronomía y la cocina más vanguardista. Sin embargo, ¿sabías que desde siempre se ha destacado por ser un ingrediente muy presente en muchas cocinas del mundo? Así, por ejemplo, podemos encontrarnos con una amplia variedad de recetas que utilizan a este alimento como ingrediente. Es el caso de la cocina italiana, la cocina mexicana o incluso en la japonesa.

Su color amarillo intenso y su tamaño grande y apariencia acampanada la convierten en una planta fácilmente distinguible. Además, podemos encontrarlas fácilmente ya sea en la parte superior del propio calabacín (con un pistilo más pequeño y carnoso), o al margen (con un tallo más largo, y un pistilo delgado).

Cómo diferenciar las flores de calabacín fácilmente

Quizás te hagas la siguiente pregunta ¿y cómo diferenciarlas? Para diferenciarlas nos fijaremos que las flores masculinas están situadas al margen, tienen un tallo largo, cáliz alargado, pistilo delgado y estambres, en cambio, las flores femeninas tienen pistilo más corto, y las hojas del cáliz son más carnosas, y se encuentran en la parte superior del fruto.

Tanto la flor masculina como la flor femenina se pueden comer, pero es aconsejable recoger las masculinas y dejar las femeninas en la mata para que crezcan los calabacinos como hemos dicho anteriormente.

El mejor momento para recogerlas es por la mañana cuando se hayan abierto, se abren solo unas horas, una vez al día, momento para que la sabia naturaleza cumpla con su función, la polinización a través de los insectos y el viento.

Podemos recogerlas también cuando estén cerradas, dependerá de la receta que vayamos a elaborar en ese momento.

Una vez que ya las hayamos recogido, las lavaremos, con cuidado las abrimos un poco y cortamos el pistilo que es lo que suele darle un toque algo amargo a la flor.

Con cuidado las secamos y la conservamos en el frigorífico en un recipiente tapado hasta el momento de cocinarlas.

Si no las vamos a cocinar ese mismo día podemos conservarlas de remojo en agua y en el frigorífico para que se mantengan crujientes.

Luego debemos tener en cuenta que solo nos duraran unos 2 días como máximo, si no perderán la frescura y sabor que las caracteriza.

¿Y qué propiedades nutricionales y beneficios nos aportan estas llamativas flores?

Las flores de calabacín son ricas en antioxidantes, ricas en agua y fibra, y rica en minerales como el potasio, vitamina C, vitamina B, betacarateno o vitamina A.

Al ser ricas en antioxidantes nos previenen del envejecimiento de las células de nuestro organismo, y sobre todo, su riqueza en antioxidantes nos ayuda a prevenir la acción tan negativa de los radicales libres.

La cantidad de agua y fibra les confieren las propiedades diuréticas y ligero laxante, las cuales nos ayudarán a eliminar las toxinas que se van acumulando en nuestro organismo, y facilitando también el buen tránsito intestinal.

Por otro lado, no podríamos olvidarnos de que son un alimento muy ligero, con nada de grasa y cuyo aporte calórico es realmente bajo. Se convierte así en una opción nutritiva deliciosa para ensaladas, particularmente en dietas de adelgazamiento.

Sharing is caring!

Ingrese un Código de Sitio Web.