ESTO ES FABULOSO Y MUY ÚTIL – APRENDE A PREPARAR JABÓN CASERO…

Realizar tus propios productos cosméticos es una excelente opción para conocer la calidad y el tipo de ingredientes empleados. Es un buen hábito para personas que sufren diferentes problemas de la piel y necesitan cuidados especiales. Este jabón de zanahoria puede ser aplicado sobre todo tipo de piel, humecta y libera los poros de impurezas.

Realiza tu propio jabón de zanahoria casero y natural

Puedes fabricar tu jabón de zanahoria en dos versiones diferentes. Por un lado, empleando glicerina que resulta más natural, pero menos duradero. O aplicando hidróxido de sodio (soda cáustica/ sosa cáustica). Esta última opción es segura para la piel y perdura más tiempo sin echarse a perder, aunque es menos natural.

CON GLICERINA

Es un excelente producto para enjuagar también el cutis. Recomendado para todo tipo de piel, se puede emplear para remover maquillaje o como limpieza previa a otros tratamientos cosméticos. Debido a sus propiedades antioxidantes, este jabón de zanahoria es ideal para el baño diario de todo el cuerpo.

Para comenzar a elaborarlo necesitarás moldes de silicona, con la forma que desees. Además, realiza todo el procedimiento en un recipiente de vidrio y mezcla con utensilios de madera. Los ingredientes son:

  • 500 g de glicerina
  • 400 ml de aceite de oliva extra virgen
  • 300 ml de aceite de coco
  • 100 g de puré de zanahoria (cocinar previamente las zanahorias y luego machacarlas para realizar el puré)
  • 200 ml del agua de cocción de las zanahorias
  • 1 cucharada de miel pura
  • 10 gotas de aceite esencial de semillas de zanahoria

Preparación:

  • Corta la glicerina en trozos o coloca las pastillas de glicerina dentro del recipiente de vidrio. Calienta en el microondas por intervalos de 1 minuto hasta lograr derretir por completo.
  • Al bol, agrega el puré de zanahoria, junto con el agua de cocción. Mezcla muy bien hasta formar una pasta.
  • Luego, añade el resto de ingredientes y mezcla nuevamente.
  • Coloca la preparación en los moldes y deja secar por al menos 24 horas.
  • Una vez que tome la consistencia necesaria, desmolda.
  • Envuelve cada jabón de zanahoria con papel manteca y consérvalos en un lugar seco.

Recuerda que el color final puede variar, ya que depende directamente del tipo de ingredientes que utilicemos.

CON HIDRÓXIDO DE SODIO

Esta opción es completamente segura para la piel. Si bien algunas personas prefieren no emplearla sobre el cutis, vale mencionar que, como tratamiento para la piel grasa, es muy efectiva. También es excelente para remover impurezas y limpiar todo el cuerpo. Se utiliza frecuentemente para combatir el acné y otras afecciones cutáneas como el eczema. Las propiedades de la zanahoria en conjunto con la miel ayudan a hidratar y proteger contra los daños que produce el ambiente (calor, frío, viento, sequedad, etc.).

Antes de comenzar, asegúrate de estar en un ambiente bien ventilado. Emplea guantes para manipular los ingredientes, utiliza recipientes y utensilios de madera. Los ingredientes son los mismos que en la versión anterior, sólo deberás sustituir los 500 g de glicerina, por 110 ml de hidróxido de sodio.

Preparación:

  • En el recipiente de madera, mezcla el puré de zanahoria y el agua de cocción. Vierte poco a poco el hidróxido de sodio.
  • Cuando el hidróxido de sodio entre en contacto con el agua, comenzará a subir la temperatura, revuelve muy bien y con cuidado para integrar bien.
  • Finalmente, deja enfriar a temperatura ambiente por varios minutos.
  • Luego, agrega el resto de los ingredientes y mezcla para elaborar una preparación homogénea. Poco a poco cambiará su consistencia.
  • Vierte el preparado en los moldes y deja secar por al menos 3 días.
  • Conserva estos jabones como se indicó en la receta anterior.

Si bien ambas recetas son completamente seguras, suspende la aplicación del jabón de zanahoria si notas cualquier reacción desfavorable. Si deseas utilizar sobre la piel de niños, antes realiza una prueba de alergia: Humedece unos centímetros de la piel del antebrazo del pequeño. Lava ese sector con jabón. Enjuaga y observa si existe alguna reacción alérgica como sarpullido.

Sharing is caring!