ADIÓS CELULITIS CON ESTOS 5 REMEDIOS CASEROS

Para combatir la celulitis, además de aplicar estas preparaciones con frecuencia, debemos seguir unos hábitos de vida saludables y reducir todos los posibles desencadenantes, como el consumo excesivo de sal.

La celulitis es un problema estético que se produce por alteraciones en el tejido conjuntivo del cuerpo debido a la acumulación de depósitos de grasa y líquidos.

Suele desarrollarse alrededor de los muslos y los glúteos, aunque también puede darse en los senos, el abdomen y la parte superior de los brazos.

Se caracteriza por la presencia de pequeños nódulos de grasa, los cuales se forman como pequeños “hoyuelos” con un aspecto similar al de una piel de naranja.

Puede afectar a los hombres, pero es más recurrente en las mujeres y, de hecho, se estima que afecta a más del 90% desde su adolescencia.

Los trastornos hormonales, la genética y el exceso de peso son los factores más comunes relacionados con su aparición.

Sin embargo, también podría generarse por una mala alimentación, problemas del sistema linfático y retención de líquidos.

En cualquier caso, quienes la padecen buscan minimizar su aspecto, no solo porque consideran que es antiestético sino porque puede afectar la autoestima.

Por suerte, existen muchas técnicas y productos que, aplicados de forma continua, le dan un mejor aspecto a la piel.

Entre estos nos encontramos con varias preparaciones caseras cuyos componentes actúan sobre las zonas afectadas para aumentar su firmeza y elasticidad, reduciendo notoriamente este problema.

¿Te animas a probarlos?

1. Aceite de coco, pomelo y limón

La combinación de aceite de coco con aceite de pomelo y limón nos brinda un tratamiento rico en nutrientes esenciales que ayudan a reducir la celulitis.

Sus compuestos activos mejoran la circulación, promueven la reducción de la grasa localizada y aumentan la firmeza e hidratación de la piel.

Ingredientes

  • ¾ taza aceite de coco (150 g)
  • 3 cucharadas de aceite de limón (45 g)
  • 3 cucharadas de aceite de pomelo (45 g)

¿Qué debes hacer?

  • Pon todos los ingredientes en un frasco y mézclalos con un utensilio de madera hasta que queden bien integrados.
  • Toma la cantidad necesaria y frótala sobre las áreas problemáticas hasta que se absorba por completo.
  • Repite su uso como mínimo tres veces a la semana.

Ver también: 4 señales que te indican mala circulación sanguínea

2. Posos de café con aceite de naranja

En lugar de tirar los posos de café a la basura puedes aprovechar sus propiedades estimulantes y reparadoras para disminuir la incidencia de la celulitis.

Combinado con un poco de aceite de naranja ayuda a hidratar a profundidad la piel, reduciendo en poco tiempo esos antiestéticos hoyuelos.

Ingredientes

  • 5 cucharadas de posos de café (50 g)
  • 2 cucharadas de aceite de naranja (30 g)

¿Qué debes hacer?

  • Añade los posos de café en un frasco de vidrio y mézclalos con el aceite de naranja.
  • Esparce una pequeña cantidad sobre los muslos y los glúteos, y frótalos con un ligero masaje.
  • Deja que actúen 20 minutos y enjuaga.
  • Úsalo dos o tres veces a la semana.

    3. Aguacate y aceite de almendras

La crema natural de aguacate y aceite de almendras contiene poderosos antioxidantes y ácidos grasos esenciales que mejoran el aspecto de la piel.

Su aplicación estimula la eliminación de las toxinas y, a su vez, acelera la reparación de la piel para mantenerla firme y sin imperfecciones.

Ingredientes

  • 1 aguacate maduro
  • 3 cucharadas de aceite de almendras (45 g)

¿Qué debes hacer?

  • Tritura la pulpa de un aguacate bien maduro y combínala con las cucharadas de aceite de almendras.
  • Toma la pasta obtenida y frótala por todas las zonas deseadas con suaves masajes.
  • Enjuaga con agua fría y repite su uso hasta cuatro veces a la semana.

4. Arcilla y germen de trigo

Una mascarilla elaborada con arcilla y germen de trigo es perfecta para tonificar la piel y reducir la apariencia de la celulitis.

Ingredientes

  • 6 cucharadas de arcilla (60 g)
  • 2 cucharadas de aceite de germen de trigo (30 g)

¿Qué debes hacer?

  • Humedece la arcilla en polvo con el aceite de germen de trigo y frótalo sobre las zonas afectadas por la celulitis.
  • Deja que se seque durante 20 minutos y enjuaga.
  • Repite su uso dos veces a la semana.

    5. Avena, zumo de pepino y café

La combinación de avena con zumo de pepino y café nos da como resultado un tratamiento exfoliante con propiedades anticelulíticas y reafirmantes.

Aplicado de forma regular favorece la circulación, disminuye la presencia de nódulos y deja un aspecto renovado en la piel.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de copos de avena (20 g)
  • ¼ de taza de zumo de pepino (62 ml)
  • 2 cucharadas de posos de café (20 g)

¿Qué debes hacer?

  • Pon los copos de avena en la licuadora y bátelos con el zumo de pepino.
  • Tras obtener una pasta cremosa, agrégale los posos de café y procede a aplicarla.
  • Toma una pequeña cantidad y úsala para hacer masajes en las piernas, los glúteos y otras zonas afectadas.
  • Úsala hasta tres veces a la semana.

Como puedes notar, con tratamientos muy fáciles de elaborar puedes comenzar a disminuir ese problema estético que te impide lucir algunas de tus prendas favoritas.

Elige el que más te llame la atención y compleméntalo con otros hábitos saludables para reducirlo.

Sharing is caring!

622 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.